viernes, febrero 23, 2007

Caracoles y babosas


CARACOLES Y BABOSAS

DESCRIPCIÓN:

CARACOLES: Son gasterópodos con concha. Es propio de lugares húmedos, puesto que solo pueden moverse sobre superficies húmedas. Pueden soportar largos periodos de sequía, hibernando dentro de su concha, cerrando el orificio con membranas, a la espera de un climazas adecuado para ellos. Son hermafroditas y se reproducen por fecundación recíproca. Son más activos por la noche. Son más lentos que las babosas. La puesta la realizan cuando la humedad sube. Los huevos redondos y transparentes se encuentran en el suelo, formando grupos en forma de bola. Al eclosionar salen pequeños caracoles totalmente formados que irán engordando hasta alcanzar el tamaño de adulto.

BABOSAS: Las babosas no poseen concha y no soportan largos periodos de sequía. Son más rápidas que los caracoles y puede convertirse en un serio problema en el huerto de zonas húmedas. Sus hábitos son nocturnos y por el día se refugia en el suelo o debajo de las piedras. Los síntomas de ataque de babosa y caracol son comeduras redondas y alargadas en las hojas.

PREVENCIÓN:

1º Recolectar caracoles del huerto y hacer una maceración. Se aplica como repelente.

2º Colocar tablas, lajas, piedras, tejas,… donde la babosa por el día se refugia.

3º Colocar trampas de cerveza, para caracoles y babosas.

4º Revisar las vallas y rincones de la parcela donde se refugian las babosas y los caracoles.

5º Esparcir cenizas, serrín o sulfato de hierro alrededor del cultivo. Tienen un efecto secante e impide que estos animales puedan desplazarse.

6º Instalar un vallado de láminas metálicas finas alrededor de los cultivos impidiendo la entrada de caracoles y babosas.

7º Aplicación de purín de helecho macho (Lryopteris sp.)

CURACIÓN:

*Aplicación de alumbre en el suelo.

LUCHA BIOLÓGICA:

Potenciar la presencia de animales depredadores como sapos, erizos, patos, gansos, gallinas y otras aves.

Agradecimientos a Montse Trejo Sánchez



Recientemente he descubierto que si atacan los caracoles una buena política (si no tienes tiempo de hacer el macerado de caracoles y pulverizarlo) es simplemente escachar los caracoles y dejar los muertos "a pie de planta". Parece ser que a sus congeneres no les da buena espina pasar junto al "muerto", y también parece ser que funciona. Hace poco las condiciones de humedad y temperatura favorecieron una "plaga" en toda la isla y al proceder como indico mas arriba el huerto quedo inmune al ataque al segundo día, prefiriendo los caraloles comerse las malas hierbas en vez de mis habas, lechugas y pimenteras.

2 comentarios:

Jethrov dijo...

he estando recogiendolos hace un rato con una linterna porque se comían los brotes jovenes de las judías.

he podido observar, que donde habían malas hierbas arrancadas y mediopudridas, estabán muy muy presentes. les veía un 95% en restos vegetales podridos. El resto estaban comiendo algunas especies de flores de bulbo y naturalmente las judías. por contrario no comían un brote joven de lechuga.

además encontré un buen numero dentro del capazo donde acumulo restos vegetales pa el compost.

donde tenía los judios, hace un par de años vertía restos vegetales sobre el suelo ya que estaba cerca de la cocina. Por eso estaban tan presentes. habían como 4-5 especies. unos cilindricos de un tamaño max de 2-3 cm, caracoles estandares de comer, babosas cortas que parecían inmoviles, babosas de un centimetro de largo y un par de ejemplares de la babosa española negra.

es cierto que a los caracoles comunes normales les gustaban los brotes de judias, ya que he pillado a uno con un trozo de tallo en su boca.

en fin.. hay que pensar en las soluciones localizadas, porque pienso que estan haciendo un buen labor descomponiendo los restos vegetales. además son muy graciosas.

tanaceto dijo...

Interesantes observaciones. Ciertamente cuando cualquier "plaga" tiene una alternativa para alimentarse aparte de nuestros cultivos parece ser una buena estrategia de equilibrio.

Y bueno, que decir los caracoles son un plato excelente. Aquí se dejan en gofio (harina de trigo o millo tostada) durante tres días y se preparan al gusto...

un saludo