miércoles, marzo 27, 2013

Si no vivieramos en estado de guerra

El huerto ha vuelto ha brotar. Desde hace casi un año vuelve a tener manos que se preocupan del mismo. No hay imágenes ni entradas publicadas pero era -y aún parece ser- necesario.

Desde hace uno o dos meses ha comenzado a experimentar problemas de abasto de agua. Hay una acequia cerca, por suerte operativa (un vecino que quiso plantar papas se vio obligado a poner una tubería "reciclada" del mundo de la construcción de al menos 500 metros), y podría fabricar un "estanque grande" para al menos poder pedir una hora de agua (mas que pedir probablemente rogar). Agua de galería. Mas económica que la desalada.

Porque hace años la huerta pidió un alta de agua de riego en la empresa Aguas de Telde, G.I.S. , de agua de la desaladora como la que sale por el grifo de los hogares teldenses, que parece ser que entrega el dinero recaudado tras tapar los agujeros a Agbar, que a su vez es de una empresa francesa... No sé dónde se llevan el botín los piratas.

Siempre experimenté algún que otro problema en el suministro del preciado líquido, y asimismo siempre quedaba solucionado al día, o a los dos días lo mas. Pero ahora es distinto.

Van para dos meses sin agua. Un día hay, a la semana siguiente nada... Podría ser ineficacia, problemas técnicos, un boicot, venganza... No sé porque, pero no hay agua. Y este año, seco como el anterior. (¡Liberen la tecnología para hacer llover ya!). Puse una reclamación, y ahora he de leer la contestación (de qué me sirve si no hay agua), y a reclamar a Barcelona, y un sin fin de cortafuegos administrativos e institucionales.

Si no viviéramos en un estado de guerra cada persona que quisiera reverdecer la tierra tendría derecho al agua. Y cada persona tendría derecho a un cobijo digno. Y el conocimiento sería libre. Y tantas otras cosas que cambiarían.