miércoles, julio 13, 2011

Glastobury, el festival verde.


Glastonbury, el mítico festival que se celebra desde 1970, en el no menos mítico pueblo con el mismo nombre, es un ejemplo de como se deben hacer las cosas. Cada año congrega a casi 200.000 personas que conviven durante 5 días acampados en las tierras de una enorme granja que habitualmente está habitada por vacas. Durante el festival vemos como instalan varios escenarios, zonas de camping, parking, ocio, servicios y como una vez que ha terminado todo, las vacas vuelven a ser las reinas.
Esto es posible por la magnífica organización y la conciencia de sus asistentes. 



En Glasto, no solo saben que deben hacer todo lo posible por dejar las cosas tal cual las encontraron, sino que cuidan mucho todo el proceso previo y posterior al festival. Se premia a los asistentes que hayan llegado desde cualquier punto del país en medios verdes, con descuentos o servicios especiales y al resto se les invita a polucionar lo menos posible recurriendo a transportes públicos o bien compartiendo coche. Después del festival se utilizan tractores que funcionan con combustibles verdes para arar la tierra y dejarla lista para pastar.

Pero es durante los 5 días de festival donde muchas otras iniciativas "verdes" se ponen en práctica.

Green Police. La Policia Verde se ha creado para garantizar que todos los asistentes usen los baños instalados, las papeleras y los recipientes especiales para colillas. Si te pillan incumpliendo alguna de estas normas puedes ser "públicamente ridiculizado" por la policía verde o incluso puedes llegar a ser expulsado del festival.




Las papeleras no son papeleras cualquiera, se trata de bidones de combustible reciclados y decorados por los voluntarios. Por supuesto la basura se separa en orgánica, botellas y latas y basura "normal". Hay 15.000 papeleras en el recinto.
A los asistentes se les entregan bolsas especiales para que separen su basura.



Se consigue reciclar el 60% la basura generada por el festival. Para ello cuentan con 1300 voluntarios que, por una entrada gratis al festival, trabajan los días que éste dura.
El gestionar la cantidad de basura que se genera, costaría al festival cerca de un millón de euros, ahora y gracias a esos voluntarios, esa cantidad va a WaterAid, una de las Ong que colaboran con el festival.






En 2008 en Glastombury se reciclaron: 400 toneladas madera, 200 toneladas de basura orgánica, 9.12t de cristal, 54t de latas y botellas de plástico, 41t de cartón, 66t de metal, 11.2t de ropa, tiendas y sacos, 0.264t de pilas, 10t de plástico. 863.32 toneladas de basura fueron recicladas.

El festival no cuenta con publicidad de marcas ni con Sponsors, la única publicidad es para Ongs como Greenpeace, Oxfam o WaterAid.

La mayoría de la energía utilizada en las instalaciones ( bares, cafés, escenarios, duchas... ) es energía limpia, procedente de instalaciones solares y eólicas. 

En las cafeterias, bares o baños solo se utilizan productos de limpieza que no afecten al ecosistema de la granja.

Todo el café, té, chocolate y azúcar consumido durante el festival proviene de comercio justo.

El merchandising y publicidad del festival está realizado únicamente sobre tela y papel reciclado y con tintas vegetales al agua.

Los platos, vasos y cubiertos utilizados son exclusivamente de material compostable.

El agua consumida viene de la propia granja. Se construyeron nuevas reservas para garantizar que al agua consumida no proviniera de ningún otro lugar, evitando así la contaminación producida por el transporte.

Desde el año 2000 la organización del festival a plantado 10.000 árboles y plantas propias de la zona en los alrededores de la granja. 

Toda la madera usada durante el festival proviene de producciones locales y certificadas. Una vez el festival termina, las estructuras en madera creadas se desmantelan y se reutilizan en la granja.

La organización tiene una campaña que promueve desde su web y desde redes sociales llamada "Love the farm, leave no trace" que conciencia a todos los asistentes a llevarse todas sus pertenencias y a no dejar rastro de su paso por la granja. Les recuerda también llevar solo lo necesario y no cachibaches-para-el-festival que puedan terminar tirados en cualquier sitio.




Parece ser que es un festival en el que se registran pocos episodios agresivos o de "mal rollo", de hecho van muchas familias a él. Todo el recinto está plagado de espacios dedicados especialmente a los niños: talleres, actuaciones, guardería...

El primer festival se celebró el día después de la muerte de Jimmy Hendrix, en 1970, acudieron 1500 personas, la entrada costaba 1 libra y podías beber toda la leche que quisieras.




Actualmente la cosa es muy diferente, actúan cientos de grupos en 3 días y la entrada ronda los 200€. A pesar de lo monumental del evento, parece que perdura el espíritu de sus inicios, y no me refiero tanto a "Flower Power" setentero, sino a algo que les viene de mucho más atrás, ya que Glastombury es la tierra de Merlín y Morgana...así que la espiritualidad añeja está garantizada.

El próximo festival es en 2013... yo ya estoy apuntada...

Fuente: http://glastonburyfestivals.co.uk/



No hay comentarios: