viernes, julio 10, 2009

Agua y vida

Por suerte no es mas que un pasatiempo agradable. Por suerte no depende mi alimentación básica de lo que consiga arrancarle a la tierra. El agua, como siempre en verano, falla.

Necesito un estanque y agua de galería, pero la inversión para hacerlo es demasiado grande para mi bolsillo. Así podría olvidarme de la compañía que me vende agua desalada a precio de oro -y cuando le viene en gana-.

El agua fue, es y será la sangre de la tierra. (y como no propiedad privada).

Este invierno lloverá.

lunes, julio 06, 2009

La huerta en verano






Esta temporada primavera-verano he dejado bastante abandonada la huerta. Mantengo el riego mínimo y poco mas. (Estoy dedicando mas tiempo a otras tareas). Al contrario de lo esperado, han brotado bastantes plantas de los frutos y semillas caídas en anteriores cosechas. Las berenjenas se han autoperpetuado, creciendo allí donde hubo alguna planta cerca, y comienzan a dar los primeros frutos. La batata que creí recogida totalmente a reventado un año mas, junto a algunos esquejes que pegaron la última vez que saque. Los tomates estan bastante afectados por un virus o algo así pues no alcanzan el espeldor de temporadas pasadas. Aún así de vez en cuando es posible obtener un par de ellos. Un par de plantas de sandía comienzan a florecer también, junto a una calabaza. Nunca he consieguido que crezcan demasiado. El ajo puerro semillado continua su proceso y aún sigue madurando las semillas, así como cilantro y perejil -deje un par de matos para este fin-. De las plantas de eneldo ha recolectado también unas cuantas semillas que -junto a las que he esparcido por el terreno- espero ver germinar pronto. Apio y beterrada fueron plantados de plantitas de vivero y se han desarrollado bastante bien. El sabor de la remolacha es toda una cosa. Fresas paraditas que no mueren, pero que han dado alguna que otra frutilla esporádica. Me da a mi que aquí funcionan mejor con mas fresco. El trigo también dejo de crecer, pero mantengo suficiente semilla para seguir plantando en breve (recordar que en la época dorada hace unos meses hasta hice una pizza con este mismo grano). Lo mas agradecido en este régimen de poca atención han sido las aromáticas (excepto menta y hierbahuerto, que estan vivas pero quieren beber mas agua): Tomillo y orégano son las estrellas. Hierbaluisa y Salvia crecen también de bonita manera. Cosa curiosa: Traje semillas de algodón de la finca de mi tia en el norte, y conseguí crecer una planta, junto a dos que han salido en "plan fokuoka". La flor del algodón es algo que me gustaría ver aquí. Cosa curiosa es la de los pimientos pequeños picones, que en mi modesta opinión han creado, junto algún otro pimiento comercial de vivero mas grande y sin picor, un híbrido que tiene la forma de pimiento piquillo pero con mas tamaño y menos "picor relativo". Es una planta que brotó espontanea en un bancal. No sé yo si será así, pero cosa curiosa es.

El verano ya esta en pleno apogeo. Todos los lechuginos y hierbas salvajes se han secado ya practicamente. Bandadas de pájaros diversos pululan el huerto, y creo que algunas rapaces se estan ventilando los conejos pues salvo pequeñas incidencias en la valla no he visto ni uno por la zona. Bencejos, canarios, cernícalos, y buhos -que han criado y al menos hemos detencatado siete de ellos que habitan la zona arbolada junto a la finca- que cazan de noche. Todo un ecosistema.

En fin, acompaño el texto con imágenes para el registro. La verdad que es cosa curiosa ver como camina el terruño.

domingo, julio 05, 2009

Jardín y estanques


El cesped es un regalo que estoy propagando. Quiere agua pero crece que se las pela. El otro día un amigo me dijo que es "kikuyo". No es mi especialidad pero es todo un icono de nuestra sociedad.
Los estanques tienen una evolución fascinante. Las cintas han demostrado ser plantas de laguna que florecen con bastoncito (típicas de las zonas húmedas europeas ...creo). Los bebederos para bichos diversos funcionan a la perfección, y desde que los puse no encuentro mas cadáveres de ave que tan solo querían beber.
El maracuya -tras año y pico- sigue creciendo en lances que ando tirando por una cuerda "a modo de pérgola-. Algunos frutos han pasado de verde a morado con el calor del verano. Un día de estos me animo a probarlos.