domingo, julio 05, 2009

Jardín y estanques


El cesped es un regalo que estoy propagando. Quiere agua pero crece que se las pela. El otro día un amigo me dijo que es "kikuyo". No es mi especialidad pero es todo un icono de nuestra sociedad.
Los estanques tienen una evolución fascinante. Las cintas han demostrado ser plantas de laguna que florecen con bastoncito (típicas de las zonas húmedas europeas ...creo). Los bebederos para bichos diversos funcionan a la perfección, y desde que los puse no encuentro mas cadáveres de ave que tan solo querían beber.
El maracuya -tras año y pico- sigue creciendo en lances que ando tirando por una cuerda "a modo de pérgola-. Algunos frutos han pasado de verde a morado con el calor del verano. Un día de estos me animo a probarlos.