jueves, enero 24, 2008

Poda de parras

Así han quedado las parras despues de pasarles mi tijera. Este año ha sido mas fácil porque prácticamente no he tenido que prácticvar poda de formación, a diferencia de los dos años anteriores que timidamente -el primer año- y mas radicalmente practiqué en ocasiones anteriores.

Este año también he decidido separar los sarmientos según cada planta -e identificarlos- para poder saber al menos si la uva que plantaré será negra o blanca.

Según las características de la cepa tendremos unas u otras cualidades, relativas a cuando comienzan a brotar en primavera, periodo de maduración de los frutos, etc...

También me he empeñado en reducir a seto los árboles que dan sombra a la primera hilera de parras, cosa la cual no solo incide -negativamente- en la actividad vegetativa sino que además ralentiza el crecimiento de la planta, observandose claramente mas débiles, con periodos vegetativos en general mas cortos respecto a sus compañeras asoleadas.

He aplicado compost seco a pie de cada planta y he aireado el terreno, a la par mezclando el estiercol con las malas- y buenas- hierbas que crecen a pie de planta. Para esto he empleado la fuchilla, herramienta que vemos en la foto, muy útil para no dañar excesivamente las raíces y trabajar una capa superficial de tierra sin muchas fatigas. Luego, como no acaba de llover regué para aportar una humedad esencial que preparará el alimento que consumirán las plantas esta primavera.

miércoles, enero 23, 2008

Semilleros para el nuevo huerto

Es muy importante, en mi opinión, no solo plantar semilleros -introduciendo todas las variedades que estemos dispuestos a cultivar- sino también a conseguir nuestras propias semillas de aquellas especies que se dan bien según nuestra situación.

Antiguamente en la isla se cambiaban semillas de la costa a la montaña y viceversa con el objeto de hacer las plantas mas resistentes a plagas y enfermedades.

En mi opinión es importante cerrar el ciclo de la vida. Si dependemos exclusivamente de la compra de semillas o plantitas para cada cosecha no podemos garantizar la continuidad de nuestros cultivos.

Recomiendo dejar al menos una o dos plantas de nuestro huerto hasta que alcancen su fase de floración y puedan tener la oportunidad de dar semillas. Elegiremos las mejores plantas para tal fin. También es interesante -como el caso de las tomateras- probar a esquejar en verde los hijos y enraizarlos. El objetivo: Propagar las plantas de una manera efectiva.

jueves, enero 17, 2008

Ortiga

Nuestra buena amiga la ortiga, una soleada mañana de invierno. Es época para esta planta, y momento para recoger y, además de usar fresca, secar para el resto del año. No se utilizan las raíces -que por cierto si te picas con la ortiga puedes restregar produciendo alivio inmediato. Sí interesan tallos, hojas y flores. Si son recogidas en altura son mas potentes.
Instrucciones de como usarla aquí.

Podando los ciruelos

Los árboles de la fotografía son ciruelos. Los últimos años toda la fruta -que ha sido abundante- ha salido bichada por la mosca de la fruta. Es un insecto que pone su larvas en la época de floración, y que podemos ver porque pudre los frutos de dentro hacia fuera, dejando un canalito de salida, identificable como unos puntitos translúcidos. En fin, mi opinión es que necesitan estar mas sanos -alimentación en la tierra con materia orgánica descompuesta. De momento, constituyen mi práctica de poda anual -todo un privilegio porque puedo ver lo que hacen al año siguiente-.

Lo primero que hay que hacer para podar un árbol es mirarlo. En función del vigor que tenga, es decir, de la cantidad de brotes del año pasado, la fuerza de estos y la proliferación de chupones -ramas de especial vigor que, según los expertos, consumen la energía que queremos canalizar hacia los frutos-, etc. Según observemos el árbol en concreto practicaremos una poda mas intensiva -en el caso de presentar gran vigor- o mas prudente si el árbol esta débil, confiando en una mejora al año siguiente. El objetivo general consiste en equilibrar la fuerza del árbol y los frutos que queremos que dé. De este equilibrio depende la evolución del año. Una poda desafortunada puede esquilmar la producción de frutos. Los árboles viejos, al dejar secar alguna de sus ramas se autopodan para poder compensar la falta de vigor.

Existen dos acciones fundamentales en la poda: 1º Desramar, es decir, aligerar el árbol -preferiblemente ramas en el interior de la copa o que obstruyan el paso de la luz, y 2º Corte lateral - o dejando talones- , la poda propiamente dicha y que conforma la estructura del árbol.

En las imágenes, el antes a la izquierda y y el después de la poda a la derecha. En el primer árbol se observan brotes pequeños y de reducida dimensión. Procuraremos eliminar ramas viejas y secas que no han brotado y no tocarlo mucho. El segundo árbol, con mucho mas vigor, es posible practicar una poda mas intensa. Aún así, como se ve en la imagen, creo que volveré a repasarlo eliminando ramas interiores de años pasados. Si el corte que se va a realizar es relativamente grande es conveniente utilizar algún material -asfalto, pintura, arcilla con fibras- para tapar la herida, lugar por donde brotará salvia y bichos atacarán.

lunes, enero 07, 2008

Parras poco a poco perdiendo las hojas

El verano se alargó y casi no sentimos el otoño. Pero llegó el invierno y las parras se quedan con todo esto y están perdiendo la hoja ahora. En breve les toca tijera y aporte de compost a pie de planta. Este año seleccionaré y clasificaré sarmientos para hacer estacas en bolsas de plástico, y ver si puedo propagar la vid con mas eficacia.

El "cesped" verde

Hay una época del año en la que las semillas herbáceas germinan y lo tupen todo de un césped fino, frágil. Dos días de lluvia y uno de sol bastan. Siempre recuerdo entonces a mi padre, que disfrutaba mucho con esta visión. Creo que le recordaba a su niñez, cuando también llovía -como lo hace ahora- en invierno. Pero eran años de sequía aquellos de mis recuerdos y mi padre se esforzaba en regar un césped que a duras penas resistía la ausencia de nutrientes. Deduje que siempre tendemos a capturar lo que nos gusta y disponer de ello todo el año, esforzándonos en atrapar el agua que corre. Cosas de la vida.