martes, septiembre 16, 2008

Pequeños estanques para acumular agua, un mundo de biodiversidad en miniatura.

Cuando llegué a la finca mi primer problema para cultivar fue encontrar una manera -sencilla- de acumular algo de agua y así poder regar con frecuencia.

Las piscinas prefabricadas de plástico y un sistema de bombeo de agua eléctrico cumplieron -y aún cumplen- esta función .

Al principio muchos mosquitos crecían, así que puse pequeños peces por recomendación de una amiga. Estos engordaron y controlaron bastante bien los molestos insectos nocturnos.

Las algas que se desarrollaron fueron variadas, con distintas características. Una de ellas incluso subía y bajaba con el ciclo de día y noche, filtrando cada día toda el agua de manera excelente.

Luego añadí plantas según fueron llegando. Sigo en el proceso, pero aún lejos de poder realmente diseñar nada. Lo cierto es que los ecosistemas están lejos de nuestra comprensión y con una visión reciente sobre la complejidad de las interactuaciones tan solo podemos comenzar a asombrarnos del maravilloso mundo del equilibrio de la Naturaleza.

Hoy es el hogar no solo de los peces pequeños característicos sino de un par de carpas -peces naranja un poco mas grandes- y varias plantas acuáticas. Muchos insectos encuentran también un refugio en este medio, descantando los dragones volantes.


No hay comentarios: