domingo, marzo 02, 2008

Estado del primer huerto.

Así pintan los tres bancales de nuestro primer huerto. Hubo un percance con la valla y los conejos se comieron nuestras plantitas de fresas. Por suerte tuvieron el detalle de no arrancar las raíces y ya están rebrotando.

Hemos dejado dos lechugas y dos cogollos para que echen semilla, a ver si podemos "perpetuar" la especie. Estas plantas estan atacadas por pulgón y quizás no podamos obtener las deseadas semillas.

Cebollas y puerros han adquirido tamaño adulto. Las primeras se acostumbra a pisarlas suavemente para engordarlas y evitar la floración, cosa la cual amarga la planta entera. Una planta de rucula florece y crece por días. La escarola se mantiene en su punto y nos da abundantes hojas. Los tomates también brotan y son francamente sabrosos. Eso si, algunas plantas han cogido lo que llamamos "un virus" -se observan las hojas arrugadas y los frutos no alcanzan la correcta maduración-. Deben ser retiradas pues propagan la enfermedad, dejándolas formar parte de nuestra próxima montaña de compost.(ojo quizás no es del todo recomendable y las podemos quemar aportando la ceniza... ;)

Un par de coles que milagrosamente se estan cerrando resistiendo ataques múltiples, berenjenas, que deben de ser conducidas mediante poda en verde pero que aun no siendo así están dando frutos. Tenemos también unos pimientos que -aun dando abundantes pimientos- no acaban de adquirir un tamaño maduro. El perejil campa a sus anchas en forma de racimos aleatoriamente dispuestos por las semillas de la anterior generación.

Este huerto, el primero que plantamos, ha mejorado considerablemente las condiciones de la tierra. Pronto airearemos y removeremos aportando compost varios bancales. Seguimos aplicando -en la medida de lo posible- los criterios de rotación de cultivos ya comentados en este blog