martes, diciembre 30, 2008

Lluvia mansa y continua en las Islas Canarias

Cae la lluvia desde anoche con intensidad media y constante. Mirando los mapas meteorológicos disponibles en internet me encuentro, ademas del clásico infrarrojo (donde podemos ver grafíado la cantidad de agua en forma de vapor y de lluvia en la superficie terrestre, otro relativo a velocidad del viento en las capas superiores de la atmósfera, que parece también indicar con las zonas violeta (mayor velocidad) areas donde cae lluvía, como aquí y ahora.

Creo que pese a -o mejor dicho, gracias a- dedicaré un rato a plantar esquejes de batata. Necesitan agua al principio, para pegar bien. Luego son casi una mala hierba. Si los riegas tendrás mas hoja que raiz, lo cual no le interesa sino a los conejos.

jueves, diciembre 11, 2008

Capitulo IX: Alabanza a las malas hierbas - ALWIN SEIFERT

Hace mucho tiempo realizaba por Suabia un viaje de estudios con unos jóvenes arquitectos paisajistas acompañados por sus esposas. Una noche, cenando en una fonda, uno de los jóvenes me pidió que diera una charla en honor a las damas. En estos casos se trata de decir cosas mas o menos divertidas, halagos mas o menos sosos.

Sin sopesar los riesgos, me puse a hacer un discurso sobre las malas hierbas. Claro, ello me valió algunas miradas pasmadas, sin embargo empezaron a haber signos de regocijo en las caras a medida que iba aportando pruebas a la observación científica de que estas hierbas son plantas medicinales.

¿Cuántos hortelanos estarán de acuerdo conmigo y dejarán de maldecir esas plantas diabólicas que hacen tan duro el trabajo del huerto? Del mismo modo que los parásitos no son otra cosa que los guardianes de la salud, encargados de hacer respetar las leyes de la naturaleza y de suprimir todo aquello que sea débil o enfermizo, para dejar espacio a lo que tiene la capacidad de adaptarse a un medio dado, la naturaleza dispone de malas hierbas para restablecer el equilibrio trastornado por toda clase de errores de cultivo.

Para comprender esto no hay ninguna necesidad de instituto científico, cromatografías ni microscopios.

Por ejemplo, se acaba de abrir un camino o una zanja a través de un campo o prado. Sobre los montones de tierra vegetal que han quedado allí, no crecen las plantas que cubren los prados de donde se ha sacado esa tierra. Diríase que a esas plantas ni a su simiente les gusta la tierra revuelta; en su lugar multitud de hierbas que estaban ausentes hacía decenas de años: nomeolvides (Myosis), manzanillas, ranúnculos, cardos, bistorta, etc. Todas crecen espléndidamente y producen semillas en abundancia. Uno se pregunta con inquietud a dónde llegará todo esto. Pero ¡qué sorpresa! al año siguiente la cantidad disminuye, y hacia los tres años los montones están cubiertos por las plantas de los prados de su alrededor. Las hierbas han restablecido espléndidamente el equilibrio en la tierra cuya rica y sensible vida microbiana había trastornado la brutal intervención humana.

El lector que recuerde la función reguladora que he atribuido al compost, se preguntará si éste a su vez no favorece las hierbas en el huerto. Puede tranquilizarse.

He observado con detenimiento el comportamiento de las hierbas en mi nuevo huerto, allí donde el anterior arrendatario había volteado la tierra dejándola desnuda.

Aparecieron seis cardos por metro cuadrado ¡cinco mil en total! ¿De dónde habían venido? No hay mas que prados y bosques en varios kilómetros a la redonda. Arranqué los cardos y los llevé al montón de compost. Al año siguiente no había mas que un cardo por cada 10 metros cuadrados, y si actualmente quiero encontrar uno, es casi como buscar un trébol de cuatro hojas.

En el primer año de cultivo aparecieron diversas plantas muy vigorosas y tenaces: ránculo, menta campestre, nomeolvides, persicaria acederifolia (Polygonum lapathifolium), todas indicadoras de una tierra húmeda y compacta. Alrededor solo hay prados en los que estas hierbas no crecen, pero toda tierra posee una rica provisión de semillas hierbas que crecen en función de las necesidades.

Mi compost consiguió mullir la tierra, al menos durante los periodos secos. Algunas hierbas tenían raíces muy fuertes, por lo que tuve que arrancarlas. De manera bastante brusca hicieron su aparición en gran cantidad y verónica parsa en las parcelas de patatas, donde la tierra había sido trabajada mas intensamente, demostrando la existencia de un limo humífero; de ninguna manera podían venir del montón de compost.

En el cuadro en que tenía por costumbre sembrar preferentemente la patata temprana Saskia, en 1964 tuvo lugar una súbita invasión de soldado galante (Galinsoga parviflora), importado sin lugar a dudas con las patateras de otro cuadro. A causa de su densidad, las hierbas apenas podían secarse, lo que hubiera favorecido el mildiu (Phytophthora) así que las arranqué y las tiré al montón de compost. A partir de entonces, han desaparecido casi por completo de todo el huerto.

En 1956 hicieron su aparición, aquí y allá, las hierbas siempre presentes en los campos de patatas: el cenizo (Chenopodium album) y el armeuelle (Atriplex); al año siguiente apareció una hierba nueva y rara: el Amaranthus viridis. De repente surgió en todos los cuadros, siempre aislado. ¿De dónde vino? ¡En todos los alrededores no hay ninguno!

A partir de 1970 también esa hierba se volvió muy rara. Predominaban los murajes cubriendo el suelo hasta donde se encuentran las patateras y llegando a suprimir así a las otras especies. Después de la cosecha, sacamos la mayor parte con un rastrillo.

Quien tema que su compost lleve a sus cuadros semillas de hierbas, que no introduzca en él hierbas granadas. Todas las hierbas de sus campos y de su huerto, transformadas en compost, ayudarán a mejorar la tierra de manera que ésta !ya no las necesitará más!

Si el compost hace aparecer hierbas es porque despierta la tierra, multiplicando los microorganismos, y de esta manera la vuelve capaz de acelerar su restablecimiento.

La tierra restablecida producirá vegetales tan sanos que ningún parásito podrá atacarles. La fuerza curativa de las hierbas se trasmite a las plantas por medio del compost y de la tierra. Y ya decía Paracelso que nuestro alimento debe ser nuestra medicina.

Numerosas cartas de viejos hortelanos vinieron a confirmar mis observaciones personales, según las cuales los vegetales cultivados en tierras nutridas con compost fabricado con las hierbas, son verdaderos medicamentos. Solo así explico mi propio estado de salud: a pesar de un trabajo físico e intelectual excesivo, a los ochenta años me encuentro mas activo que a los sesenta, mis diseños son mejores que los de antes, y mis antiguas dolencias, acompañadas de dolores continuos, han desaparecido. Y no soy el único en mantenerse bien. Tenemos un excelente chow-chow guardián. Alguien dijo un día a nuestra mujer de la limpieza: "He visto a una chica correr por sus campos con un chow-chow". La chica era mi esposa y tenía entonces sesnta y ocho años. Hoy, a los setenta y dos, corre tan rápidamente como entonces.

Es evidente la sabiduría de los antiguos cuentos de hadas. Las hierbas son verdaderos enanitos de los huertos, los verdaderos pequeños ayudantes de las familias, que no tardan mucho en hacer alguna trastada a los que las tratan mal e intentan echarlas con veneno. Pero para los que sepan tratarlas bien, serán siempre fieles ayudantes, dispuestos a sanar.

Hace ya mucho tiempo, unos agricultores independientes me participaron de esta verdad sin que yo comprendiera su alcance. En 1923/24 yo había construido una gran granja, equipada con todos los progresos técnicos de aquella época. Mi ayudante era un agricultor que había tenido que abandonar las regiones de África del Sudoeste por razones políticas. Al haber estudiado en la escuela de agricultura de Witzenhausen, conocía perfectamente las técnicas de la época. Con ayuda de grandes cantidades de abonos químicos, transformó las antiguas praderas multicolores en verdaderos campos de gramíneas con un rendimiento elevado de proteínas e hidratos de carbono. En aquella época todo esto me satisfacía plenamente.

Un año después, Joseph Schlickenrieder, propietario de una serrería y alcalde del pueblo, había heredado unas cuantas hectáreas de prado. Juzgué que mi deber era atraer la atención sobre los resultados que podían obtenerse gracias a dosis elevadas de abonos químicos. "Vosotros, los que poseéis grandes extensiones, podeís permitíroslo -respondió- ya que siempre encontraréis la manera de pagar al veterinario. Pero nosotros, los campesinos, deseamos que nuestras vacas encuentren dentro de su forraje los medicamentos que les son saludables, o sea los que crecen en nuestros prados, como la salvia, el comino, el salsifí silvestre y las pequeñas margaritas".

¿No desbarata este sencillo campesino toda la teoría mecanicista del siglo XIX? Teoría de la cual yo también era prisionero, bajo la influencia de mis amigos médicos y químicos.

Poco después de 1933, al intentar ayudar a un amigo común, Mercken Schlager, conocí a un consejero agrícola encargado de una propiedad situada cerca de Frising. Él también, siguiendo la norma, había transformado con grandes esfuerzos sus praderas en monótonos campos de dactilo. Sus vacas no debían apreciar este tipo de praderas, puesto que se iban a los prados vecinos para pastar y comerse las hierbas silvestres tan despreciadas. Y cuando se les impedía que irrumpieran en ellos, se levantaban en árboles. Al final se salieron con la suya, no dejándose montar. El encargado, de origen campesino, se acordaba del tiempo en que guardaba las vacas de su padre y aún recordaba las praderas bellamente cubiertas por toda clase de flores silvestres. De manera que fue a buscar las semillas de aquellas hierbas a los campos del vecino, a fin de tener prados floridos. A continuación las vacas pudieron volver a parir.

Más adelante, la ciencia descubrió la causa de la obstinación de las vacas: no pueden utilizar las mejores proteínas ni los mas ricos hidratos de carbono si no tienen en la panza ciertas levaduras silvestres. Y estas levaduras solo se encuentran en el néctar de las fanerógamas, es decir en las hierbas de flores multicolores y no en las gramíneas exclusivamente verdes. Las abejas transportan de flor en flor estos fermentos. Es, pues, necesario que en las praderas las vacas encuentren salvia, campánula, Lychnis y muchas otras plantas. Únicamente en el Todo, sabiamente protegido, se encuentra la eterna fecundidad.


ALWIN SEIFERT: "Agricultura sin venenos o el nuevo arte de hacer compost" Primera edición Biederstein Verlag, Munich, 1971. Colección "Los Libros de Integral", nº 12. Oasis, S.L., 1988. Barcelona. Páginas 81-85.

El compost: Su naturaleza, preparación y actuación - Las moscas

Una mosca pone aproximadamente 200 huevos, que con la tempreratura adecuada eclosionarán al cabo de un día. Mientras la larva acaba su ciclo vital en una semana, la etapa de pupa dura solo 2 o 3 días, al cabo de la cual emerge la mosca adulta. Según Siverly y School (1955) 28 litros de basura expuestos a moscas ponedoras producen 70.000 moscas.

En las masas putrefactas de basura, estiércol y otros residuos húmedos o mojados, crían las moscas y otros insectos. En las comunidades de organismos en que no se amontonan animales ni hombres, moscas de varias clases quitan de en medio los excrementos y otros residuos, y preparan la etapa aeróbica de la descomposición, como puede verse en los excrementos de vaca de los pastos. Con las concentraciones de desperdicios en putrefacción, se vuelven un incordio y un peligro para la salud, aunque solo estén haciendo el trabajo para el que fueron diseñadas.

Cuando la putrefacción se vuelve aeróbica (es decir, descomposición) ninguna o muy pocas moscas se crian en el estiercol u otros desperdicios. Las masas en putrefacción despiden sustancias olorosas como amoniaco, sulfhídrico, indol, escatol y mercaptano, que atraen a las moscas. Pruebas aún incompletas indican que los montones de compost hechos a partir de estíercol, sufren una sola inoculación de huevos durante un periodo de tiempo limitado. Cuando se acaba el ciclo, los insectos abandonan el monton. Esta claro que los pequeños barrizales de alrededor de los montones criarán moscas, igual que la suciedad que queda alrededor, esquinas, etc. Con la aerobiosis y el cuidado correcto de las áreas de la descomposición, se resolveran los problemas de las moscas, y a la vez de los roedores.

En un artículo aparecido en el "Californa Agriculture" de octubre de 1965 sobre la resistencia de la mosca casera a los insecticidas, se decía: "La resistencia a los nuevos compuestos parece desarrollarse aún mas rápidamente cuando las moscas ya son resistentes a un compuesto usado antes. Los métodos de todos conocidos para el control de las moscas, que abarcan el buen tratamiento del estiercol y la salubridad general de la granja, siguen siendo ecenciales para disminuir la necesidad de aplicar con frecuencia los insecticidas, y con ello retrasar el desarrollo de la resistencia".

Desde luego, existen negocios ganaderos en lugares cerrados que dificilmente pueden satisfacer estas condiciones. En este laboratorio hemos desarrollado una fórmula (el XPM) que controla el olor a amoniaco y mejora la descomposición del estiercol húmedo antes de tratarlo; este material lo esta probando la División del Servicio Edafológico y las primeras conclusiones indican que impide la puesta en los desperdicios tratados.

ALWIN SEIFERT: "Agricultura sin venenos o el nuevo arte de hacer compost" Primera edición Biederstein Verlag, Munich, 1971. Colección "Los Libros de Integral", nº 12. Oasis, S.L., 1988. Barcelona. Páginas 164-165.

lunes, diciembre 01, 2008

"Cuatro Principios de la Agricultura natural" por el Maestro Fukuoaka

Hazte camino con cuidado por estos campos. Libélulas y polillas vuelan en aluvión. Abejas de miel van zumbando de flor en flor. Aparta las hojas y veras insectos, arañas, ranas, lagartos y muchos otros animales pequeños animados en la sobra umbría. Gusanos de tierra habitan bajo la superficie. Este es un campo de arroz en equilibrio con el ecosistema. Las comunidades de insectos y plantas mantienen una relación estable aquí. Es común que una plaga barra este area dejando las cosechas de estos campos sin afectar.

Ahora echa una visual al campo del vecino por un momento. Las hierbas han sido eliminadas con pesticidas y el arado. Los animales del suelo y los insectos han sido exterminados por el veneno. El suelo ha sido quemado limpiado de materia orgánica y microorganismos por los fertilizantes químicos.

En el verano veras a los granjeros trabajar sus campos, usando máscaras de gas y largos guantes de goma. Estos campos de arroz, que han sido cultivados de forma continua durante 1.500 años, han sido desechados por las prácticas de cultivo explotador de una sola generación.

Cuatro Principios:

El primero es NO ARAR LA TIERRA, es decir, nada de arado profundo ni revolver la tierra. Durante cientos de años, los granjeros han asumido que el arado es esencial para cultivar cosechas. La tierra se cultiva a si misma por medio de la penetración de las raíces de plantas y por la actividad de los microorganismos, pequeños animales y lombrices de tierra.

El segundo es NO USAR FERTILIZANTES O COMPOST COMERCIAL PREPARADO. La gente interfiere con la naturaleza y, lo intente como lo intenten, no pueden curar las heridas resultantes. Las prácticas descuidadas de cultivo a drenado el suelo de sus nutrientes escenciales y el resultado es una clara depredación de la tierra. Si dejada a su aire, el suelo mantiene su fertilidad naturalmente, en concordancia con el ordenado ciclo de la vida de plantas y animales.

El tercero es NO ELIMINAR MALAS HIERBAS POR LABRADO O CON HERBICIDAS. Las "malas hierbas" juegan su papel en la construcción dela fertilidad del suelo y en el equilibrio de la comunidad biológica. Como un principio fundamental, las hierbas deben ser controladas, no eliminadas. El acolchado de paja, el cubierto de trébol interplantado con las cosechas y la inundación temporal proveen de un método eficaz de control de hierbas en mis campos.

El cuarto es NO DEPENDENCIA EN LOS QUÍMICOS. Desde el momento en que una planta débil se desarrolla como consecuencia de practicas no naturales como el arado y los fertilizantes, la enfermedad y el desequilibrio de insectos -plagas- siempre están presentes, pero no sucede en la naturaleza hasta el extremo de requerir el uso de venenos químicos. Una aproximación sensible a la enfermedad y el control de insectos es cultivar en un entorno saludable. (actuar sobre la tierra. -nota del traductor)

Traducción libre del libro:"The One-Straw Revolution", por el Masanobu Fukuoka

domingo, noviembre 23, 2008

El mundo según Monsanto.

Apasionante documental de marzo del 2008 por la directora francesa Marie-Monique Robin sobre la compañía Monsanto y su empeño en destruir la biodiversidad, la agricultura y -por extensión- las personas para pagar los sueldos de los directivos, las pensiones y los accionistas. Cierto, un precio caro a pagar, pero creen que todo se compra con dinero.

Tristemente de rabiosa actualidad, este documental alerta sobre la modificación de organismos genéticamente -especialmente cuando el resultado es inútil salvo por lo del aspecto económico-, las patentes ilegítimas sobre especies vivas y las prácticas monopolistas, imperialistas y fascistas que esta empresa hipócritamente practica a lo largo y ancho del planeta.

En fin. Lo tristemente gracioso es que el beneficio de utilizar veneno es que destruimos todas las malas hierbas y así tenemos que trabajar menos. Es decir, sencillamente nos posicionamos en contra de la vida y de la biodiversiddad y dejamos el campo "limpio"= muerto. Compostemos esas cosechas de veneno hasta que la vida vuelva a surgir -como siempre lo hace-. Nuestro futuro pasa por vivir en un mundo contaminado. Creo firmemente que podemos corregir las bestialidades de la "cultura de la muerte". En realidad tan solo hay que recuperar lo que algunos llaman soberanía alimentaria.






lunes, noviembre 17, 2008

Parcelas para agricultura ecológica -Telde, Gran Canaria. Islas Canarias-

Se ofrece parcelas de 100 a 200 m2 para agricultura ecológica. Ideal grupos de 2/3 personas interesados en compartir trabajo y producción para consumo propio. Agua para riego disponible. Condiciones negociables. Dejo un croquis de las parcelas. Las de color verde están preferentemente disponibles, las de color rojo y naranja están actualmente en uso -véase imágenes de este blog bajo la categoría San Antonio- y las azules están -en principio- reservadas. Contacta en tanaceto(arroba)gmail.com
Un cordial saludo

domingo, noviembre 02, 2008

Otoño y lluvia, tomates y arco iris

Tomate y albahaca... mmm. Últimamente el tiempo esta siendo muy agradecido, y llueve día si y día también, con un poco de sol radiante a la vez. El arco iris hace su presencia con este delicioso tiempo.

lunes, octubre 06, 2008

Foto de árbol de Neem


Aquí queda una imágen del árbol de Neem que hemos plantado en la finca. Al principio al transplantarlo perdió todas sus hojas y pensé que quizás muriera. Pero al final fue un renacer.

sábado, octubre 04, 2008

Fotos de la huerta + Lagarta o gusano parasitado por huevos de avispa.

Imágenes de la huertita de San Antonio en el momento. Ha caido un poco de agua de lluvía en los últimos días, y eso se nota.

También dejo una foto -un poco borrosa por acercarme demasiado- de una lagarta o gusano que ha sido parásitado para albergar huevos de avispa, un ejemplo de por que las avispas no deben ser eliminadas y de como la biodiversidad a veces nos ayuda a combatir nuestros "enemigos" en la agricultura.

domingo, septiembre 21, 2008

El Gofio: Alimento básico de las Islas Canarias

El millo, tostado antes de ser molido, en vez de harina da gofio. El gofío es la clave para matar el hambre. Bonito documento audiovisual que ilustra esta realidad tal y como se vivía -y vive en la actualidad- de los que antes pisaron esta agradecida tierra.

martes, septiembre 16, 2008

Batatas y papas

Las batatas -naranjas pues la blanca es un poco mas delicada aquí- se dan bastante bien y son muy sabrosas y dulces. Encontré una técnica para propagarlas que consiste en sacar una rama aérea de la planta -asegúrate que tomas una parte que pude seguir creciendo, es decir completa-, hacerle raspaduras a la parte inferior y enterrarlas en la tierra, perpendicular o a 45 grados. Regar es necesario, y poner cubierto alrededor es útil para que peguen mejor.

Las papas no me acaban de funcionar muy bien, pero supongo que como todo es seguir intentandolo. De momento saco el doble de lo que meto -triste proporción- aunque debo decir que he usado papas cualesquiera y no las denominadas para semilla... eso sí, el sabor es brutal.

Pequeños estanques para acumular agua, un mundo de biodiversidad en miniatura.

Cuando llegué a la finca mi primer problema para cultivar fue encontrar una manera -sencilla- de acumular algo de agua y así poder regar con frecuencia.

Las piscinas prefabricadas de plástico y un sistema de bombeo de agua eléctrico cumplieron -y aún cumplen- esta función .

Al principio muchos mosquitos crecían, así que puse pequeños peces por recomendación de una amiga. Estos engordaron y controlaron bastante bien los molestos insectos nocturnos.

Las algas que se desarrollaron fueron variadas, con distintas características. Una de ellas incluso subía y bajaba con el ciclo de día y noche, filtrando cada día toda el agua de manera excelente.

Luego añadí plantas según fueron llegando. Sigo en el proceso, pero aún lejos de poder realmente diseñar nada. Lo cierto es que los ecosistemas están lejos de nuestra comprensión y con una visión reciente sobre la complejidad de las interactuaciones tan solo podemos comenzar a asombrarnos del maravilloso mundo del equilibrio de la Naturaleza.

Hoy es el hogar no solo de los peces pequeños característicos sino de un par de carpas -peces naranja un poco mas grandes- y varias plantas acuáticas. Muchos insectos encuentran también un refugio en este medio, descantando los dragones volantes.


jueves, agosto 28, 2008

Participa en el huerto (...si vives por la zona)

¿Te interesa la agricultura ecológica? ¿Quieres aprender con nosotros y cultivar la tierra? Si quieres participar en la huerta, desde echar un rato por la tarde hasta responsabilizarte de tu propia parcela y producción ecológica pon una respuesta en este blog (no publiques datos personales) y ven a visitarnos a San Antonio, Telde (en la isla de Gran Canaria, todo sea dicho).

Visión general de la huerta a finales del verano

Fotografías de la huerta hace un par de días. Puerros, acelgas, tomates, berenjena, beterrada (o remolacha), siemprevivas, albahaca, lechugas, algún que otro girasol, batatas (o boniatos) de los naranja... Los calabacines, salvo uno que "escapo" no se han dado muy bien. No se si la época o un virus... a ver si mejoramos la tierra.

Granados y Neem

Arriba en Bandama hay dos granados que de vez en cuando sueltan "hijos" a su alrededor. Trasplanté tres a San Antonio, y están creciendo rápidamente.

A continuación hemos puesto un árbol de Neem -se pronuncia nim- que Juan trajo a la finca desde el vivero forestal. Este árbol es venerado en la India y dicen tiene propiedades antiplagas... veremos si consigue aclimatarse bien a este clima isleño cercano a la costa.

Puse otro cerca de la huerta pero no se encontró muy bien y perdió todas las hojas... no se si sobrevivirá. Lagarta, autopoda, o dios sabe que le pasó.

domingo, agosto 24, 2008

Semillas: La clave de la seguridad e independencia alimentaria.

Las semillas y las culturas caminan juntas. La desaparición de unas lo es de las otras. Muchas variedades locales se extinguen bajo el imperialismo alimentario al que nos somete el sistema de producción de alimentos industrializados.

Debemos desarrollar nuestras semillas para poder garantizar la continuidad de los cultivos. Aquí en la huerta he hecho un semillero de lechugas y otro de girasoles. Son variedades que en algún momento compré y que confío que se adapten al lugar. De momento han germinado bien y las pasaré al terreno en poco tiempo. Lamento no disponer de camara de fotos para dejar unas imágenes -¡por el momento!-

Sí dejo este video sobre la red de semillas que existe en el Uruguay. ¡Bravo!

jueves, agosto 14, 2008

Lluvia caida del cielo

Ayer las nubes descargaron algo de agua, y durante todo el día nos acompaño su humedad. Hoy también el cielo es una acuarela con destellos de luz y de sombra. Gracias.

viernes, agosto 08, 2008

¿Porqué es tan importante reaprender a cultivar la tierra? ó Como garantizar la seguridad e independencia alimentaria a corto, medio y largo plazo.

Últimamente esta muy de moda la palabra crisis, en los mas variados ámbitos de nuestra cultura occidental. Hablamos de crisis inmobiliaria, crisis hipotecaria, crisis energética, crisis alimentaria... en fin, crisis de bastantes adjetivos que dejo de mencionar aquí. Yo personalmente opino que la crisis no deja de ser un periodo de cambios profundos, difíciles si nuestra intención es seguir haciendo las cosas como hasta ahora las hemos hecho. Las circunstancias existenciales exigen de todos capacidad de adaptación. Los modelos que tomamos por ciertos no tienen continuidad y es necesario replantearse radicalmente las acciones cotidianas, aquellas que conforman nuestro modo de vida.

No recomiendo grandes políticas ni fondos estructurales europeos ara enfrentar esta situación a la que inevitablemente todos nos vemos abocados algún día. Es quizás mucho mas oportuno aplicar los cambios a pequeñas cosas de cada día, y no vanagloriándose de su poder de adaptación al futuro porvenir sino mas bien como quien juega con practicar esos cambios ahora que realmente no tiene la necesidad.

Porque esa necesidad de cambiar es cada día mas apremiante y por la urgencia de semejante tarea no conviene asustarse -ojo, esto no será tan fácil pues el miedo mueve montañas en estos días- ni tampoco pensar que está todo perdido. Nada mas lejos de la realidad.

Nos divertimos mucho cultivando nuestras verduras, pre-ocupandonos por unos gusanitos a los que hace años jamas hubieramos prestado la menor atención. Y desde luego, un buen día te das cuenta que en realidad esto no tiene nada de nuevo. Solo para aquellos que nunca lo aprendimos. Pero tan solo hace falta saltarse una generación -la de mis padres- para ver que nuestros abuelos -por obligación y necesidad- sí dispusieron de ese conocimiento general, básico y escencial del cultivo ecológico u orgánico.

Pero tras todo este juego y aprendizaje personal se esconde inevitablemente una visión de futuro que permita, al menos, permanecer en esta tierra por un poco de tiempo mas, dejar algo de lo que podamos comer y vivir, disfrutar. Un legado -el conocimiento de las técnicas de cultivo ecológicas- que se encuentra sometido a peligro de extinción. Se trata de nuestra relación con el planeta y con las personas que nos rodean en una época en la que lejos y cerca son conceptos cada vez mas difusos y unitarios.

El ser humano solo dispone de una manera efectiva de aprender: Jugando. De éste juego de niños surgirán las técnicas de adulto que permitan a algunos de nosotros -cuyo destino pasaba inexorablemente por la absoluta dependencia alimentaria en las multinacionales de suministro de alimentaje humano, el gran mercado global de la comida. (porque llamarlo alimentación quizas sea erroneo en muchos casos)-. Siempre insitiendo en la vital urgencia de disponer y trabajar estas técnicas efectivamente. Pronto lo que ahora es juego se puede convertir en necesidad, y debemos aprender los recursos necesarios, no ya para la supervivencia -muchos podemos vernos relegados a subsistir-, sino para permitir la vivencia plena en una socided de personas libres.

Aprovecho este artículo para dar la bienvenida a las lombrices que hoy aterrizan en nuestra finca con el objeto de digerir cuanta materia orgánica podamos suministrarles y darnos a cambio la única herramienta verdaderamente efectiva para garantizar la seguridad alimentaria: El compost.

domingo, julio 27, 2008

Uvas de finales de julio

Las parras -pese a la carencia de cubierto por la manía de barrer el suelo de las plantas- ya han madurado. Finales de julio. Cada año se adelanta un poquito mas en los últimos tres años.

jueves, julio 24, 2008

El futuro de la comida


www.Tu.tv


Dos documentales que exponen la lamentable situación a la que los seres humanos nos hemos lanzado de manera suicida en las últimas generaciones. Por suerte no creo que esto pueda detener el tiempo.

jueves, julio 10, 2008

Masanobu Fukuoka: Un maestro de nuestra escuela.

Masanobu Fukuoka (2 de febrero de 1913- ) es un agricultor y microbiólogo japonés, autor de las obras La Revolución de una Brizna de Paja y La Senda natural del Cultivo en que presenta sus propuestas para una forma de agricultura que es llamada agricultura natural o el método Fukuoka. Nació en la Ciudad de Iyo, en la Prefectura de Ehime.

Descendiente de una familia dedicada a la agricultura desde hace siglos, comenzó su carrera como científico de suelos, desviándose luego hacia la fitopatología. A la edad de 25 años, comenzó a dudar de la sabiduría de la agronomía moderna. Guiado por su intuición, decidió buscar un método de cultivo que protegiese las características de la tierra y eliminase trabajos innecesarios. Dejó su trabajo como científico de investigación, y volvió a su granja familiar en la Isla de Shikoku en Japón meridional para desarrollar su agricultura orgánica mikan. De ese punto dedicó su vida a desarrollar su sistema de cultivo orgánico único que no requiere escardar (desherbar), usar pesticidas ni fertilizantes, ni labranza.

Ver artículo compelto en WIKIPEDIA





Mas imágenes de nuestra huerta

En este artículo encontramos fotografías, entre otras, de:

Millo rojo: Son unas semillas que -tal vez por plantar fuera de temporada o tal vez por su propia genética- quedaron un tanto pequeñas, y no llegaron a ponerse muy rojas. Aún así quedaron algunas semillas para intentar germinar en otro momento.

Sandía: Unas plantitas traídas de Tenerife que tras unos meses han generado unas sandías (cuatro para ser mas concreto) de excelente calidad en cuanto a sabor y de un tamaño mas que comercial. Han sido plantadas en una buena época y como no hemos guardado semillas para intentar seguir obteniendo mas cosechas.

Berenjenas: El mato de la imágen es el superviviente de una linea de 5 o 6 plantitas que produjerón abundante berenjena. Comenzaron a enfermar -por la edad entre otras cosas-, produciendo un aclarado del fruto hacia blanco. Eliminé las plantas enfermas y ésta se ha recuperado bastante bien, continuando en su proceso de florecer y crear nuevas berenjenas a medida que le vamos descargando las que ya estan maduras. Es recomendable prácticar una poda parecida a la de la tomatera (o la de las parras, o la de tantos otros matos que requieren fructificación. Mira el post de como deshijar una tomatera para saber a lo que me refiero.






Ajo-puerro: Curiosa variedad que da un puerro con ligero sabor a ajo. No sé de donde la sacamos pero estamos dejando algunas plantas a semillar como hemos hecho con las cebollas, las cuales aún no hemos germinado de segunda generación. Camino a convertirse en un clásico ya que con unos 4 meses de crecimiento adquieren un tamaño y sabor de lo mas deseable. Cuestión de plantar muchos y escalonadamente en el tiempo, así como de intensificar densidad de plante poniendo 3 ó 4 plantitas cada gotero con riego.

Acelgas: Las acelgas sí se han consolidado en nuestra producción. Seguimos plantando semillas que inicialmente conseguimos y como no permitiendo a algunas plantas alcanzar la floración. Estamos muy interesados en plantar esta variedad ya que nuestro vecino lo hace desde hace tiempo -con su sabiduría personal y fruto de la experiencia de años- y sirve para hacer -entre otras cosas- un potaje que sienta las madres.

Tomate: Desde luego las plantas de tomate aquí dan fruta tamvbién con bastante facilidad. Algo de pulgón al principio -que espanto de vez en cuando con macerado de ortiga pulverizado -si quieres mas información mira el post sobre cómo preparar y utilizar la ortiga de manera ecológica y natural. Como no disponemos de mucha instalación para entutorar las plantas cuando ya han cubierto el tramo por el que se apoyan suelen morir. Recuerda plantar siempre plantas jovenes en otro sitio para no quedarte sin tu suministro diario de tomate de ensalada.

martes, junio 17, 2008

Imágenes de la huerta.

En este post encontramos fotografías de millo rojo, batata o boniato -de la naranja-, tomates aún verdes, sandía y un bonito girasol sobre un cielo azul.




lunes, junio 16, 2008

Huerto y frutales caseros

Hace un tiempo podamos tardíamente una parra que se encontraba abandonada sobre una típica latada o pérgola. Las parras son agradecidas a una tijera certera y pudimos ver como florecían. Ahora -y mira que estamos en junio pero debido al extraño frío que hace todo cambia- están madurando, y vemos salir los tonos tintos de esta uva. Hemos plantado otra parra nueva para completar en unos años la estructura.

El naranjo tampoco se ha resistido a la tijera y esta dando frutos aún por madurar. Pimentera y calabacines aquí se dan bastante mejor que nuestra experiencia en el terreno.