domingo, octubre 21, 2007

Acciones en el huerto ecológico

La agricultura ecológica requiere un gran esfuerzo de coordinación de tareas variadas en las que no debe olvidarse ningún eslabón de la cadena si queremos obtener resultados agradecidos. A medida que incrementemos nuestras destrezas introduciremos mayor cantidad de especies y cultivaremos atendiendo a los diversos ciclos que cada planta adquiere en cada lugar especifico.

Un registro de estas acciones además de ofrecer un calendario aproximado de realización de las mismas permite obtener información que puede ser analizada con posterioridad, con el objeto de optimizar lo que la observación directa ya nos aporta, pudiendo ampliar cualquier dimensión mensurable del proceso al registro acorde a nuestros intereses específicos.

Bloques de acciones propuestos: Estas son acciones que tienen una actividad en común y que se pueden desarrollar distinguiendo diversos tipos, de los que destaco:

-Semilleros:
El trabajo de semillero consiste en disponer el sustrato adecuado -se recomienda una mezcla de turba rubia 40% + negra 40% + microarcilla o vernaculita.- En cualquier caso el sustrato debe tener cierta capacidad de retención de agua a la vez que ser lo suficientemente rico en materia orgánica y nutrientes para permitir la correcta germinación de la semilla. Procuraremos especial atención en evitar la tierra apelmazada. Las especies elegidas para germinar tendrán en cuenta la plantación anterior y seguirán el criterio de rotación normal. El número de semilleros estimará, acorde al espacio disponible y la producción deseada acorde a una perdida del 20% general, otro 20% para semillado posterior. Según especies se plantarán a voleo o depositando dos semillas por hueco. Es recomendable regar el semillero una vez dispuesto y antes de introducir las semillas, plantarlas y aportar un poco mas de sustrato y volver a regar ligeramente. Durante la germinación buscaremos un lugar fresco, con luz y sin excesiva radiación solar directa. El riego por aspersión es recomendable. La adecuada ventilación imprescindible.

-Preparar la tierra:
Antes de plantar prepararemos el terreno. El objetivo consiste en airear y aportar materia orgánica descompuesta aerobicamente, es decir compost. Para ello utilizaremos la tecnica del bancal profundo, siendo este tan profundo como uno quiera. Esta técnica es recomendable porque incide en la planta permitiendo el desarrollo de las raices de la manera mas fácil posible, lo cual hace que la planta sea sana y resistente. Lo primero es desmenuzar el terreno. Para ello emplearemos la horqueta. Luego retiramos la capa superficial de tierra arrimándola hacia los lados. Añadimos abundante compost y(o estiércol y procedemos a aplicar la horqueta de nuevo. Cubrimos el bancal con la tierra apartada deshaciendo terrones y retirando piedras. Nivelamos.

-Riego:
Es recomendable disponer de un riego. Ahorra agua y la constancia en tiempo seco es agradecida por las plantas. La cantidad de riego es un parámetro que está directamente en función del suelo. Un suelo arcilloso tendra gran capacidad de retención de agua, con lo que poca será suficiente. Un suelo con menos arcilla tenderá a filtrar el agua, necesitando mayor aporte para mantener un nivel de humedad deseable. La tierra no debe estar encharcada, y atenderemos antes a la humedad que se mantiene bajo la superficie que al estado de la superficie. El acolchado aumenta considerablemente la retención de humedad al evitar el secado por radiación directa.

Conviene garantizar el suministro de agua, preferiblemente acumulando la mayor cantidad de agua posible. Es recomendable este tiempo de almacenaje ya que la evaporación y los agentes bioticos aportan calidad a nuestra agua de riego. La gestión del agua debe ser estudiada en profundidad a fin de optimizar nuestras costumbres hacia un uso racional de la denominada sangre de la tierra.

-Plantar a tierra:
Cuando las plantas están preparadas para el trasplante, esto es cuando al menos han brotado mas de las dos o una hojas iniciales procedemos al trasplante. Acercaremos el semillero al bancal y extraeremos las plantas presentándolas por linea a la distancia deseada. En plantas formadas separaremos en la medida de lo posible las plantas, procurando no dañar las raíces. Para semilleros a voleo procederemos al clareado. Nos ayudaremos de una cuchara, un palo o la mano para hacer un pequeño agujero donde se introduce la cada plantita. Apretamos ligeramente para asegurarnos del adecuado contacto entre el sustrato del semillero y la tierra. Efectuamos al acabar un riego de trasplante.

-Tratamientos preventivos:
Es posible definir una metodología de tratamientos preventivos. Entre ellos incluyo el macerado de ortiga, pudiendo realizarse con hojas y flores frescas así como secas según la época del año. A mi me gusta el macerado, que diluyo al 10 % aproximadamente en agua. Este macerado pude utilizarse a los dos o tres días y a partir de las dos semanas. El liquido es diluido en agua al 15% y pulverizado sobre plantas y suelo. Es posible aplicar tratamientos cada tres días, cada semana, etc. Es necesario definir esta política y ser riguroso en su aplicación.

-Tratamientos plagas:
Similares a los anteriores pero debidos a una plaga puntual, normalmente acompañada de circunstancias favorables según el tipo de plaga, y la cual debe estudiarse a fin de definir el tratamiento.

-Compost:
Confeccionar compost es una tarea que no debe descuidarse si se quiere garantizar los cultivos futuros y mantener el equilibrio en la gestión de la tierra. Es muy recomendable cultivar las malas hierbas que crecen en nuestro terreno y aportarlas debidamente compostadas ya que equilibran naturalmente las carencias y excesos que pueda tener cualquier suelo, siendo una cuestión de lo mas deseable.

-Estructuras y mantenimiento:
Algunas especies requieren tutelaje y pequeñas estructuras que soportan plantas y frutos. Es necesario dedicar un tiempo a estas labores, procurando su estabilidad y resistencia al viento con el objeto de no dañar las plantas que sobre estas crecen. Vallas y caminos son otro trabajo al que prestaremos atención en este bloque.

-Recolección, almacenado y secado:
Procesos de recolección continua, en los que se va retirando frutos y hojas según van madurando, cosechas puntuales en los que recogemos integramente lo plantado. Técnicas de almacenaje y secado, etc. Todos estos menesteres requieren una previsión de tiempo de trabajo adecuada.

miércoles, octubre 17, 2007

Acelgas

Aún no ha caído ni una gota de agua, pero nos vamos recuperando. Hace aproximadamente tres semanas pusimos un semillero que inlcuyó: Acelgas, tomates, cogollos de tudela y escarolas. Conviene dimensionar el semillero adecuadamente, ya sea para no quedarte sin plantas a la hora de plantar o para que no sobren en exceso. Lo comúnmente aceptado es plantar aproximadamente el doble de semillas de las que se quiera transpasar. De esta manera podremos sustituir las plantitas que no sobrevivan al trasplante a tierra, rellenando posibles agujeros en la producción.

Estoy aplicando cada lunes aproximadamente un macerado de ortigas que hice, y la verdad es que esta funcionando bastante bien. (Aunque una linea de acelgas no puede ser representativa, lo cierto es que en toda la isla hemos experimentado la humedad y el calor que facilita a la mosca blanca y otros bichos pulular, y estas aquí han resistido bastante bien. Las plantitas de tomatera fueron atacadas, así como las acelgas.

La lógica del funcionamiento del macerado de ortiga es que éste es absorbido por hojas y raices, haciendo la salvia de la planta menos apetecible.
una cosa que me gusta de las acelgas es que cuando ya tienen un tamaño adecuado puedes ir sacando las hojas exteriores y siempre comerla fresca durante el tiempo que siga creciendo la planta. Esto estimula el crecimiento. Es recomendable recoger las hojas al atardecer o amanecer ya que durante el día l estar menos hermosas .
;)

miércoles, octubre 10, 2007

Construcción de un estanque

No ha sido tarea fácil, pero por fin tenemos un asunto resuelto que venía lastrando nuestra capacidad de acción: almacenar algo de agua. Hrmos reciclado unops conductos abandonados de la antigua estructura productiva de la zona para la acometida por gravedad a la acequia, por donde podemos abastecernos de agua de riego en nuestro pequeño estanque (se llena en 2 minutos!), confeccionado mediante un buen aguhjero en el suelo y una lámina de pástico negro de ferretería. Mientras mas baráto (existe un factor llamado galta) menos espeso y por lo tanto menos duradero. Así podemos acumular un poco mas de agua, e ir sacandola a depositos auxiliares mediante presión. Todo un asunto. Agradecimientos espaciales a Alberto y sus habilidades de excavación, y a Celia y Juan, por no dejar de sudar la gota gorda.

Por cierto, es muy recomendable poner pescaditos (algunos ya vienen por la acequia) para que se alimenten de las larvas de mosquitos. La efecxtividad es total y aumentaremos la biodiversidad que nos rodea a la par que nos libramos de una plaga (los mosquitos) que tiene su raíz en la mala gestión de estos "ecosistemas" acáticos que pueden llegar a ser estanques y charcas.



sábado, octubre 06, 2007

Gestión de materia orgánica y cultura

Desde hace años trabajo y observo con atención la gestión de jardines, huertos y campos de cultivo. Me referire en este texto exclusivamente a las labores de jardinería que se desarrollan en viviendas unifamiliares, pequeños jardines públicos, vías públicas, etc. En general la situación a la que me refiero tiende a suceder en plantas y arboles que en principio no estan dedicados a una explotación comercial o de uso personal (huertos, frutales, etc.)

Describo la situación tal y como la experiencia me ha dado a entender. Los jardines tienen una gran componente estética, donde la “limpieza” de un terreno se mide por cuantas malas hierbas hemos sido capazes de arrancar. Esta labor, propia de caminos y pasos, de lugares puntuales es aplicada en la totalidad del jardín o parcela, no permitiendo pues el desarrollo de suficiente materia orgánica anual (rastrojos, malas hierbas) para compensar y enriquecer esa misma tierra donde han brotado, y de carácter aún mas grave, sistematicamente arrojando restos de podas y limpiezas junto a los contenedores de basura regular. Esta acción cotidiana no solo encarece los gastos de transporte de residuos para ser arrojados a un vertedero común, haciendo totalmente inservible la valiosa materia orgánica (que debe ser transformada en compost mediante la adecuada descomposición aeróbica). Ademas, aún realizando aportes puntuales de estiercol o compost comercial, el terreno entra en una fase de empobrecimiento paulatino en su capacidad para sostener materia vegetal viva. El pequeño ecosistema que constituye cada jardín pierde riqueza con los años, facilitando la aparición de plagas (reflejo de una situación de desequilibrio drástico).

Es muy importante tomar conciencia de este ciclo anual de vida y muerte de la materia vegetal, apreciar la belleza de esas hierbas de temporada que vemos crecer en campos en barbecho, desechar nuestra antigua actitud de eliminar todo aquello que “ no nos interesa” y utilizar el potencial de la cultura vegetal en un ciclo pleno, donde nuestra acción (agua, laboreo, compost, etc) brinde la posibilidad de invertir positivamente en la vida que nos rodea.

El compost puede hacerse correctamente de manera local (si dispones de un pequeño pedazo de tierra), pero también puede hacerse de manera colectiva (en comunidades, ayuntamientos, ciudades y paises...) si es que disponen de suficiente cultura como para poder percibir la magnitud de las ventajas que supondría que los arboles y las plantas no murieran en las ciudades, y que el campo pudiera acceder a la información igual que cualquier ciudadano urbanita.