lunes, enero 29, 2007

Lluvia

Hace dos días que no para de llover aquí. Hace más de 20 años que no corrían los barrancos como a fecha de hoy bajan al mar. Alcantarillas escupiendo agua, embarranqué mi furgoneta y entre varios amigos la sacamos, el sótano de la casa de otros amigos inundado con más de un metro de agua, puente abajo por el barranco… En fin, el agua siempre encuentra un cauce, y a veces nos poda el alma que pusimos en algunos objetos.

Hemos gozado de un mes de verano en diciembre, con temperaturas suaves de día y frías de noche, y seco. Parece que todo lo que tenía que llover en meses cae en días. Durante este tiempo almendros han brotado, las papayas comienzan a madurar, desde abajo hacia arriba (ya nos hemos comido par de ellas) y he preparado un bancal con hojas. (espinacas…). Las lechugas están recogiéndose, pero en vez de arrancarla de cuajo (que también, por que no) yo prefiero ir quitando hojas y permitir algunas plantas echar semillas, cuando llegue mas calor, y así tener las variedades para el año que viene.

Las parras las pode hace unos días, no con la luna media. La gente del campo sabe que lo que importa no son los meses sino las lunas, y en mí opinión la media luna menguante de febrero casi cayó en enero… en fin, que el tiempo cambia y así debemos intentar mirar de cambiar nosotros… Aporté abundante compost en la base de parras y frutales, y a estos últimos les he puesto un bancalito alrededor del tronco que intento cubrir con materia orgánica seca (césped, hojas de palmera, etc) para que no lo castigue la radiación solar.

viernes, enero 12, 2007

El huerto de Ana