sábado, diciembre 16, 2006

Huerto y frutales

En las fotos hay lechugas (incluida una variedad de escarola), calabazas y la primera fresa que veo crecer en mi vida. En los frutales destaca la papaya, plantada a destiempo y engordando durante todo este invierno, y los olivos que pode hace unas semanas. Planté un diferencial de papas a ver que tal se dan. La verdad se las ve hermosas a las plantas. Cebollas y puerros crecen por ahí.

La historia de los frutales es cuanto menos curiosa. Mi padre los planto hace algunos años, cuando llegamos a esta casa. Durante los años siguientes nadie les dio la poda de formación adecuada, y desde hace dos años son mi campo experimental de poda. (Todo un privilegio). Los olivos en concreto no daban aceitunas (la gente me decía que si no serían acebuches). El año pasado podé abundantemente pero con prudencia respecto a las ramas más grandes, dejando tres principales. Este año decidí cortar las dos que le sobraban, por decirlo de alguna manera, para conformar un árbol con un solo pie. Creo que la próxima pequeña zafra será abundante. Por supuesto la terapia de compost en el terreno es sistemática, aportando cuando veo que la tierra lo pide.